http://delvalleparatodos.wordpress.com

Con ferviente fe, perseverancia y dedicación… Todos es posible

martes, noviembre 12, 2013

EFECTOS DEL AGUA SOBRE LA PIEL


Tras un largo y tedioso día, nada mejor que una ducha para recuperar la energía y prácticamente renovarse; pero,  ¿cuáles son los efectos del agua sobre tu piel?

Imagen: www.nosotras.com

Dori Couñago, autora del libro Bella por dentro y por fuera, Editorial Arco Press, explica que los principales beneficios que puedes obtener del  agua  cambian de acuerdo a la temperatura con la que realices el baño.

 También te puede interesar: Limpieza facial para varios tipos de piel

 Antes de tomar un baño, Dori Couñago sugiere que debes de tomar en cuanta antes estos puntos:

 MUY CALIENTE.

Efecto. Limpia y ablanda la epidermis, dilata los capilares estimula la circulación.

Se aconseja eventualmente en pieles grasas, pieles sensibles o con cuperosis (enrojecidas y con sensación de quemazón).

 CALIENTE.

Efecto. Dilata los capilares y estimula la circulación y las secreciones.

Se puede utilizar en todos los tipos de piel pero con precaución sobre vasos capilares dilatados o enrojecidos.

 TEMPLADA.

Efecto. Limpia suavemente y tiene efecto calmante. Es ideal para todos los tipos de piel.

 FRÍA.

Efecto. Refresca, aumenta el tono cutáneo, contrae los capilares y los poros, inhibe las secreciones.

Se puede utilizar en todos los tipos de piel, pero con especial precaución en el caso de vasos dilatados y capilares.

 HIELO.

Efecto. Refresca, aumenta el tono cutáneo y contrae los poros.

Se aconseja el uso en pieles con poros dilatados. Y si eres de estas féminas enamoradas de sumergirse en la tina por varias horas y casi te ves nacer una cola de sirena, es importante que sepas que tal y como lo explica Dori Couñago, sólo hagas como máximo un baño de este tipo a la semana, debido que para la higiene diaria es preferible la ducha. Sumergirse en agua caliente con frecuencia puede ser perjudicial para la piel debido a que puede resecarla y descamarla.

Si lo que quieres es relajarte y dormir como un auténtico angelito, la autora recomienda que la ducha sea por 20 minutos y con agua a 34 o 37 grados como máximo y aconseja utilizar productos que contengan esencias o aceites de lavanda o manzanilla.

Además, sugiere después de la sumersión que tomes una ducha templada o te envuelvas en una frazada o toalla absorbente y disfrutes del descanso y relajación que tu cuerpo ha logrado.

Fuente: elmeridianodesucre.com.co