http://delvalleparatodos.wordpress.com

Con ferviente fe, perseverancia y dedicación… Todos es posible

martes, abril 29, 2014

ESTADOUNIDENSES ESTARIAN REALIZANDO EXPERIMENTOS HUMANOS CON CIUDADANOS PERUANOS


Grave denuncia del congresista Daniel Abugattás





La denuncia fue realizada en medio de una acalorada discusión en la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, a donde habían acudido los ministros de Educación y Salud, Jaime Saavedra y Midori de Habich, para explicar la presencia de médicos cubanos en el país.

Inmediatamente después de la denuncia de Abugattás se produjo un altercado, tras el cual el presidente de dicha comisión, Martín Belaunde, levantó la sesión por el fuerte intercambio de palabras entre Abugattás y los congresistas Carlos Tubino y María Cuculiza.

Ante la suspensión de la sesión, la ministra Midori de Habich declaró que de todas maneras respondería el mismo día por escrito a todas las preguntas formuladas.

Llama la atención que ante la gravedad de la denuncia de Abugattás, ningún medio de prensa haya colocado esta denuncia en calidad de titular.

¿Qué clase de experimentos se realizan usando a peruanos como conejillos de indias?

¿Son experimentos que dañarán su salud y hasta su descendencia?

¿Por qué la Marina avala estos experimentos?

¿Con quiénes se experimenta, con nativos de la selva, con pescadores marinos o con aimaras del lago Titicaca, que son los ámbitos donde se mueve la Marina?

A los lobbies ya les ha gustado usar a los peruanos como conejillos de indias. Esto comenzó con el TLC con los EE. UU. firmado durante el gobierno de Alejandro Toledo, que favoreció con ello a la industria farmacéutica internacional en perjuicio de los pacientes, pues permitió el secreto absoluto de las sustancias empleadas en la gente, a tal punto que, con el pretexto de protección de patentes, ni siquiera un juez peruano podrá obtener información de ello si hubiese por ejemplo juicio por daño o muerte, como denunció en su momento el doctor Uriel García, exministro del presidente Fernando Belaúnde y advirtió que se estaba aplicando a los humanos normas sólo admisibles en cosas, en la industria, igualando la vida humana a un tornillo o un microchip cuyo secreto, lógicamente, debe ser protegido.

Las normas de protección a los pacientes de experimentos fueron débiles durante el gobierno de Toledo, pues su ministra de Salud Pilar Mazzetti se permitió avalar experimentos con bebés y arroz transgénico, varios de los cuales fueron dañados permanentemente en su salud. Entonces se utilizó, con engaños a sus madres, a los bebés del Hospital del Niño, Lima y del Hospital de Trujillo.

El gobierno de Alan García, con el lobby de su ministro capo de la mafia del cáncer, Carlos Vallejos, relajó aún más las normas de protección de los experimentos con humanos y le quitó por ejemplo la obligación de contratar un seguro especial para el paciente en caso de daño o muerte, y la firma de testigos de que se ha explicado convenientemente al paciente de lo que se busca con el experimento, así como de sus consecuencias.

Con el gobierno de Ollanta Humala los lobbies están muy contentos de que nada protege a los peruanos para que sean usados como cobayos, pues a cerca de tres años de su mandato todo sigue igual, no se restringe estos experimentos a lo estrictamente necesario y mucho menos se los prohíbe. Ni Ollanta, ni su esposa, que tanta injerencia tiene en el poder y dice preocuparse por los niños, han mostrado interés en esto, porque a las grandes transnacionales no se les toca, a los cholos pobres sí. Humala, en su servilismo a Chile, además ha invitado al enemigo chileno a experimentar con el cáncer en el Perú.

Nótese también que con este gobierno continúa igual o con mayor fuerza la injerencia de la USAID en asuntos de gobierno. Esta nefasta organización ha sido expulsada de otros países acusada de conspiración y ha promovido experimentos en seres humanos para beneficio de las transnacionales o para fines eugenésicos y de control biológico de la población y la ministra de Salud trabajó en programas financiados por la USAID.