http://delvalleparatodos.wordpress.com

Con ferviente fe, perseverancia y dedicación… Todos es posible

jueves, octubre 30, 2014

CONGRESO APRUEBA PROPUESTAS DEL EJECUTIVO DESTINADAS A PROMOVER CRECIMIENTO ECONÓMICO


Medidas para desacelerar la economía

El Congreso de la República, con la conducción de su titular, Ana María Solórzano Flores, aprobó por mayoría el proyecto de ley que contiene una serie de medidas de carácter tributario orientadas a incentivar el crecimiento económico, mejorar la competitividad y promover la eficiencia de las empresas del Estado de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, mediante la participación de la inversión privada.


El dictamen, remitido por el Poder Ejecutivo con carácter de urgencia, fue aprobado en primera vuelta con el voto a favor de 66 congresistas, 15 votos en contra y 25 abstenciones, después de que se le hiciera diversas modificaciones, como respuesta a las críticas y cuestionamientos que recibió el dictamen durante el debate de más de dos horas, por parte de congresistas de oposición.

El proyecto, que será sometido a una segunda votación en una próxima sesión plenaria, fue sustentado por el presidente de la Comisión de Economía, Banca, Finanzas e Inteligencia Financiera, Casio Huaire Chuquicaico (PP), quien explicó que el documento tenía por objeto establecer medidas para promover el crecimiento económico del país.

El dictamen, que consta de 26 artículos, seis disposiciones complementarias transitorias, ocho modificatorias y una derogatoria, propone medidas de corte tributario a fin de lograr menores costos de tributación, principalmente en la etapa preoperativa de los proyectos de inversión, simplificar los trámites administrativos y lograr mayor predictibilidad en la ejecución de los mismos.

Una segunda meta es promover la inversión y mejorar la competitividad con un mayor impulso a las inversiones públicas y privadas, facilitando el comercio exterior, promoviendo el turismo, la transparencia de servicios, costos y mecanismos de defensa del usuario del comercio exterior e incorporando la participación privada en las empresas de energía eléctrica del Estado para impulsar las inversiones y mejorar la calidad del servicio.

Entre las medidas tributarias, la iniciativa del Ejecutivo busca dinamizar las decisiones de inversión a través de la creación de un régimen de depreciación excepcional y temporal para los contribuyentes del régimen general del impuesto a la renta, aplicable a los edificios y construcciones edificados entre 2014 y 2016.

Para ello se propone incrementar la tasa de depreciación del 5% al 20% para inversión destinada al desarrollo empresarial de los edificios y construcciones adquiridos o construidos en ese período, y establecer como condición para acceder al beneficio temporal que a fines del 2016 la obra presente un avance de al menos 80%.

Así mismo, la proposición se orienta a corregir los efectos financieros detectados de una doble imposición económica en operaciones de importación de bienes materiales y bienes intangibles gravados con IGV, sea por la utilización de servicios en el país y por importación de bienes corporales que se realizan en virtud a un contrato de obra, celebrado bajo la modalidad de llave en mano y a suma alzada. Precisamente, el proyecto propone eliminar esos supuestos de doble imposición detectados.


Críticas de la Oposición

Al inicio del debate, el congresista Carlos Bruce (CP) opinó que el proyecto era “muy conveniente para el largo plazo, pero no va a servir de nada para el corto plazo”, porque la participación del sector privado en energía eléctrica demora varios años, y la modificación del sistema tributario solo mejorará la recaudación de la SUNAT pero no servirá para promover la economía.

A la crítica se sumó su colega Rosa Mavila (AP-FA) para quien se estaría buscando desacelerar la economía con medidas administrativas, sin considerar los costos de su aplicación, los beneficios que se espera lograr y su impacto en términos presupuestales.

La legisladora propuso que el proyecto pasara a las comisiones de Presupuesto y de Vivienda y Construcción, para un mayor estudio, y determinar, entre otros, el monto que dejará de percibir el Estado con las exoneraciones al sector privado.

Manuel Dammert (AP-FA) también criticó que con el proyecto en debate se pretendiera, en su concepto, privatizar las empresas eléctricas, tras afirmar que el Gobierno “no tiene respuesta a la crisis económica”; en tanto que su colega Natalie Condori (DyD) criticó que, en lugar de promoverse las empresas públicas, se buscara debilitarlas.

De otro lado, Rubén Condori (NGP), presidente de la Comisión de Presupuesto, consideró necesarias las medidas tributarias propuestas, por cuanto un país no puede progresar con impuestos altos. Afirmó que el dictamen proponía la simplificación administrativa y la eliminación de los trámites engorrosos que obstaculizan las inversiones y aumentan los costos.

Su colega Julia Teves (NGP) opinó que el proyecto buscaba promover inversiones en nuestro país en momentos que diversos organismos internacionales destacan las condiciones favorables que se presentan y las buenas predicciones de nuestra economía.

En el mismo sentido, Johnny Cárdenas (NGP) explicó que se trataba de “medidas expansivas” que tienen relación con la recaudación de impuestos, con la finalidad de expandir los servicios a sectores menos favorecidos, que hoy no se ejecutan por los engorrosos trámites y procedimientos vigentes.

En la parte final del debate, que se prolongó por más de dos horas, Jorge Rimarachín (DyD) se sumó a la cuestión previa planteada inicialmente por Mavila León, para que el proyecto volviera a comisiones, para un mayor análisis.

Sin embargo, la cuestión previa fue desestimada con 71 votos en contra, la posición a favor de 31 congresistas y una solitaria abstención.

Igualmente, la Representación Nacional desestimó exonerar de segunda votación al dictamen con 67 votos en contra, mientras que 36 se pronunciaron a favor y cinco por la abstención.


 Fuente: PRENSA-CONGRESO (jv)